Finales Brujas Editable Blanco.png

Gabo. Un buen periodista


El escritor colombiano que ha puesto muchas veces a Colombia en la boca del mundo y que ha sido titular de muchas noticias, aún después de su muerte sigue siendo nombrado como en este artículo que es una ligera mención a su labor como periodista, que sin haber sido formado en una carrera universitaria como tal, dejó enseñanzas y con toda la tenacidad, intelecto y talento abordó temas de actualidad nacional en diferentes medios.





Gabo, el periodista


Si bien empezó a estudiar derecho (1947), por influencia de su padre, tres años después de haber iniciado esta carrera decidió dejarla y empezó a colaborar como periodista en El Universal, un diario vinculado con la lucha revolucionaria. Después, estuvo vinculado como columnista de opinión, con su columna La Jirafa, donde firmaba como Septimus en el diario El Heraldo. ¿Un guiño a la literatura desde el periodismo? Si, el seudónimo es el nombre de un personaje de una novela de Virginia Woolf.


En el año 1954, Gabo empezaría a trabajar en El Espectador como reportero y realizando crítica de cine, donde generaba artículos que iban de lo real a la ficción, del cubrimiento e investigación, al desarrollo creativo. Y allí empezó a mezclar su talento de crear y poder contar historias, con rasgos culturales que dimensionaba de manera literaria.


Fue en el diario El espectador, donde realizó uno de sus trabajos periodísticos más

reconocidos, al punto que fue publicado como libro muchos años después (1971); en esta crónica Gabriel García Márquez relata la historia real de Luis Alejandro Velasco, un marinero de un barco de guerra que se hundió, y aún así logró sobrevivir durante diez días en altamar en 1955. Esta crónica se convirtió a su vez en una denuncia política, una radiografía a través de metáforas sobre problemáticas que enfrentaba el gobierno colombiano; el barco no se hundió por una tormenta sino por el contrabando hecho por el gobierno.


El Gabo periodista salió de Colombia, yendo a París como reportero, debido a ciertos artículos que reflejaban su posición política y causaron polémica. Y aunque se dedicó a la literatura, siempre se reconoció como periodista y siguió siendo reconocido por su labor en este rol. Decía siempre que el periodismo cumplía una función social muy importante, y motivado por esto decidió fundar en el año 1994 la Fundación para el Nuevo Periodismo Iberoamericano, con el fin de educar periodistas en el arte de contar historias verídicas y bien narradas.


Qué se aprende del GABO periodista.


  • El periodismo no debe ser aburrido. Y debe ser disfrutado por quien lo elige como profesión.

  • Una historia bien contada, es un arte. Y la veracidad de la historia, es compromiso y respeto.

  • El periodismo no debe entregar productos predecibles. Investigar y saber narrar es la clave para que el lector se sorprenda. Se enganche, conecte y empatice con la historia.

  • Una postura y una línea editorial debe ser clara y el periodista debe defenderla porque es un compromiso personal y con la sociedad.

  • El periodismo genera empatía, conocimiento e interacción con la realidad. Un mejor entendimiento de lo que sucede en el contexto.



Y por último, vemos cómo en la literatura se aplica el periodismo y uno de los géneros periodísticos. En su novela Crónica de una muerte anunciada, hace uso de forma detallada y rigurosa del género crónica, logrando una excelente obra literaria.




17 vistas

Entradas Recientes

Ver todo

Café Brujas/Ris Pereira

© Copyright Café Brujas

hola@cafébrujas.com

Carrera 13 # 12 - 23 | Av Circunvalar

Pereira, Ris, Col