Finales Brujas Editable Blanco.png

Lo mucho que te amé - Eduardo Sacheri

Una novela escrita por el Argentino Eduardo Sacheri, una historia que se desarrolla en el seno de la familia Fernández Mollé, en la Argentina de los años 50´s y 60´s donde el peronismo y anti-peronismo está a flor de piel. Una historia de amor, donde el drama no puede faltar, pero una manera muy inteligente del autor para hablar de política y realidad social, logrando transportar al lector a ese momento de la historia.


¿Un amor prohíbido? Tenemos que situarnos en el tiempo en que se desarrolla la novela, donde la presión social, las normas y las "buenas formas" eran importantes, conducidos por la moral y el qué dirán.; mucho más para la familia Fernández Mollé, socialmente reconocidos, bien acomodados y con una conducta intachable.


Contextualicemos un poco


Los Fernández Mollé viven en un barrio de Buenos Aires llamado Palermo, papá y mamá son quienes llevan las riendas de la casa y con ellos viven las dos hijas menores, Ofelia y Delfina, la primera comprometida y la segunda con novio; además con ellos también vive la hermana del padre de familia, la tía Rita, una mujer mayor, solterona, católica y moralmente estricta, es la piedra del zapato de las jóvenes y hasta de su cuñada, pues está intentando enseñarles a ser mujeres, con su actitud juzgadora que siempre busca algo mal hecho para sacarlo en cara y recordarles la forma correcta de realizar todo. En esta familia es normal las reuniones de fines de semana, donde también vienen Mabel y Rosa (las hijas mayores, ya csadas) con sus esposos, almuerzan, toman el té y hasta se generan discusiones acaloradas donde la política es el punto que hace explotar todo.


Un domingo, en una delas tardes de té, esperan al novio de Delfina. La hija menor presentará a Manuel a su familia, quién abre la puerta es Ofelia y allí empieza todo. Eso creo yo porque el libro no lo dice de forma directa, pero casualmente es ella quien abre la puerta de su cuñado. Vale la pena recordar que Ofelia está comprometida con Pedro, esperan que ella termine su carrera para poder contraer matrimonio.


Una historia de (des) amor


¿Un amor prohíbido? retomo esta pregunta, porque así está visto, de hecho Ofelia se lo recuerda durante varios momentos de la novela. Es algo que no puede ser y no puede suceder. Ella ama a Pedro, se casará con él. Su familia espera que Manuel y Delfina se comprometan. Una hermana no puede enamorarse de su cuñado, estaría traicionando a su hermana, sus tradiciones familiares, a su novio y si no lo acepta, se estaría tracionando a ella misma. ¿Prohíbido? ¿Será eso lo que se le hace más atractivo a ella? No lo creo, porque Manuel también empieza a tener una atracción por Ofelia. Mabel, una de las hermanas mayores, se da cuenta de esta atracción de la cuál aún no era consciente Ofelia, una noche en que Manuel no pudo asistir al cine y ella estuvo un poco ida, extrañando la presencia del novio de su hermana menor, desde ese momento en que Mabel le hace un "reclamo" a Ofelia, esta se siente ofendida, señalada y en el fondo sabe que es verdad, que su hermana tiene razón.


Manuel, también tiene miradas de complicidad con Ofelia, disfrutan ir a cine en conjunto con sus parejas, pero entre ellos hay una atmósfera donde hay comentarios sobre los films que ven, que solo entienden ellos y el poder disfrutar el aroma que dejan en el ambiente. Además, de la forma en que se complementan las charlas aún en momentos familiares, con el don que tiene Manuel para calmar los momentos de tensión, cuando se trata de política, y él con su humor confronta a los que discuten y finalmente se disipan riñas.


Un fin de semana en que se van a pasear en familia, Ofelia debe quedarse en casa estudiando para su último examen antes de graduarse como Contadura Pública, y su cuñado que es Arquitecto, entra en casa para tomar unas medidas para un encargo de su suegra. Él cree que la casa está sola y Ofelia cree que algún ladrón ha entrado, se encuentran y ella termina escuchando al confesión que él le hace, la tía Rita aparece y con su suspicacia, empieza a sospechar más de lo que debe. Allí empieza el mayor drama, donde ella se siente culpable y cree que le falla al hombre con quien se casará.


Qué se puede hacer. A escondidas. Olvidarse el uno del otro. Destapar todo.


La historia se va desenvolviendo, entre las reuniones de familia, las idas a cine. Acercamientos entre Ofelia y Manuel, que van desde la nostalgia de no poder ser libres y amarse, hasta la negación y actitud odisa de ella hacia él. Ambos se casan con sus respectivas parejas, tienen hijos, y siguen en contacto. Un amor que está represado, admiración por el otro, atracción física y hasta un deseo sexual que no se puede saciar.


¿Será que tienen encuentros como pareja? ¿amantes? O la moralidad, la forma en que fue criada ¿le va a llevar a ocultar todo lo que siente?


Una hermana que lo sabe, llevándose este secreto a la tumba, pero que también tiene secreto que luego Ofelia descubre cuando recoge sus cosas en la habitación que tenía aún donde sus padres. Una tía que está pendiente de la caída para poder acusarlos y salir victoriosa como mujer moralmente correcta. Un esposo comprometido con su hogar y que ama con fervor a Ofelia. Dos personas que se aman sin poder decirlo o exteriorizarlo. Una Argentina golpeada por la polítca que nos dibujan duros momentos de la sociedad de este país.


Sin duda, este libro aunque me tarde un poco leerlo vale la pena porque Eduardo Sacheri ha logrado entrelazar el amor, el drama, la política, la historia y además, es un guiño a aquellas mujeres que han sido capaces de luchar por lo que sueñan, no dejarse imponer normas por tradición o familia, y no me refiero al amor o relaciones, sino al carácter de Ofelia que aunque de forma constante está generando discusiones en su cabeza, muchos dirían que es egoísta, pero su rol de mujer como esposa y madre, no le quitan la determinación y carácter para enfrentar lo que ha querido lograr.


Es un buen libro para acompañar con café en momentos, con té y hasta con vino. Poner un par de tangos para sentirse más involucrado en la Argentina de los años 50´s, dejarse envolver por la magia de Buenos Aires y la excelente forma en que narra, el increíble talento de Eduardo Sacheri.


Leo Hernández


49 vistas

Entradas Recientes

Ver todo